¡Qué partido! Todos los riverenses estuvimos al borde de un infarto

Fue uno de esos partidos infartantes, que lo miramos con el corazón en la boca y casi sin parpadear porque cada una de las jugadas era mejor que la anterior y porque el peligro siempre anduvo rondando nuestro arco.
Es a partir de allí que queremos comenzar el comentario del partido porque la brillante actuación de David Freitas comenzaba a desmoronar las ilusiones y ambiciones de los locales.
Pero no solo nuestro golero sino que cada uno de los celestes se entregaron por entero para lograr el objetivo.
Había que entrar a la cancha convencidos que se estaba ganando tres a cero y que el reglamento jugaba a nuestro favor. Poco o nada agregaba al partido el resultado de este “segundo tiempo” de la clasificación.
Rodrigo Silva fue nuevamente un gigante, firme, seguro, expeditivo y fuerte en la marca. Importante el cierre de Andrés Boldrini y Andrei Florindo.
La expulsión de Álvaro Amado cuando no se había jugado treinta minutos de partido y con la celeste perdiendo uno a cero parecía desmoronar al equipo.
Lejos de eso, cada uno de ellos se multiplicó, rindió un poco más e hizo olvidar en todo momento que los locales tenían un jugador más.
El técnico debió cambiar el sistema y pasar a Rosano, influyente en el medio, a la zona de lateral volante por derecha y cambiar de lado a Ocaño para que este jugara en la izquierda.
Luego vino otro cambio con el ingreso de Camy, porque nos quedamos con el sistema que ya había sido utilizado antes con Fabricio Ferreira, que salió del medio para irse a la zona lateral, y Marcio Camy al medio para trabajar a destajo con Marcelo López.
El equipo mejoró muchísimo en el aspecto defensivo, Fabricio cerró su sector, fue fundamental en alejar el peligro y, a su favor, salvó dos pelotas claras de gol del rival.
Camy se adueñó del medio corriendo a Arbiza, no lo dejó jugar y el rojo debió bajar muchos metros atrás para intentar ser influyente pero muy lejos del área rival, llevándolo a jugar justo donde lo queríamos los celestes.
Importantísimo lo que hicieron los delanteros Anderson Pérez y Marcos Ramos, porque evitaban que los defensas se fueran al ataque, y con la frescura física de Luis Eduardo García cuando ingresó hasta aparecieron las posibilidades para los nuestros.
Pero el rojo del norte nunca se entregó y restando algunos minutos estrellaron una pelota en el travesaño con tanta fuerza que rebotó hacia afuera del área penal.
Los celestes supieron manejar el partido y al llegar los minutos finales del partido quedaba el pleno convencimiento que los locales ni siquiera iban a acercarse en el tanteador.
Una victoria lograda a puro corazón, ante la adversidad de los de adentro y mucho más de los de afuera, pero los nuestros, muchos de ellos a pesar de su juventud, se transformaron en hombres maduros para lograr el objetivo.
Hoy el grupo festeja estar entre los seis mejores equipos del país, y hay que ser muy claros en esto, nadie los creía capaces de hacerlo. Sólo ellos. Y lo han logrado… y van por más.

LOS DETALLES

BELLA UNIÓN 1 RIVERA 0
Cancha: Estadio “Walter Martínez Cerruti” de Bella Unión. Hora de comienzo: 21:30. Público: 1.500 personas. Jueces: Robert Ledesma, Miguel Mattiauda y Renzo Ferrari (terna de Paysandú).
BELLA UNIÓN: Johans Rafael Paiva, Anthony Acosta, Nicolás Carballo, Jefferson Rusi Olivera, Martín Rosas, Emiliano Maciel, Matías Daniel Trindade, Jesús Barboza Luis Eduardo Martínez, Nicolás Arbiza y Nahuel Machado.
Cambios: A los 15’ del segundo tiempo, Víctor Zapirain por Martín Rosas.
Gol: Matías Daniel Trindade a los 26’ del primer tiempo.
RIVERA: Gerardo David Freitas, Walter Andrés Boldrini, Rodrigo Andrés Silva, Andrei Florindo Vargas, Lauro Alexander Ocaño, Álvaro Amado, Marcelo López, Cristian Fabricio Ferreira, Sebastián Rosano, Marcos Andrés Ramos y Anderson Pérez.
Cambios: En el entretiempo, Marcio Camy por Lauro Ocaño; en el segundo tiempo, a los 15’ Luis Eduardo García por Anderson Pérez y a los 44’ Leonardo Alvez por Marcos Ramos.
Observaciones: Fue expulsado a los 27’ del primer tiempo el jugador Álvaro Amado.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario